guardia suiza pontificia

La Guardia Suiza Pontificia (parte 1)

En esta participación para Blog RPM compartiré con Ustedes mis experiencias, pensamientos e ideas sobre la Guardia Suiza Pontificia.

“ACRITER ET FIDELITER” 

“VALIENTE Y LEAL”

Éste es el lema de la Guardia Suiza en el Vaticano y es por esto por lo que desde 1506 hasta hoy en día este cuerpo militar presta servicio al Papa y a la Iglesia.

En este artículo me permito:

  • Compartir algunas de mis experiencias sobre la Guardia Suiza en el Vaticano en donde tuve la oportunidad de prestar servicio por 15 años al Papa San Juan Pablo II.
  • Redactar algunos pensamientos sobre la vida de los guardias.
  • Exponer mis ideas sobre cómo ser un buen profesional en la Seguridad.

Aquí no se habla principalmente de la historia de la Guardia Suiza, sin embargo, leyendo las siguientes líneas se pueden entender muchas cosas sobre la vida de un guardia.

Con gusto les comparto el enlace de la página oficial de la Guardia Suiza, en donde hay más detalles sobre la historia y otros temas de interés, cómo “Trailers” sobre la vida de un guardia suizo.

¿Por qué entrar a la Guardia Suiza Pontificia?

Pues hay muchas razones. Nosotros, quienes estamos en el ambiente de la Seguridad, a lo mejor pensamos sobre todo en el servicio, como tal, de la seguridad. Pero también hay otras razones…

Como se trata de un servicio al Papa y a la Iglesia es evidente que entran pensamientos religiosos. De hecho, para poder ser un Guardia Suizo uno tiene que ser católico practicante. 

Yo, cuando tenía poco mas de veinte años y después de mis estudios, el servicio militar y los primeros trabajos, empecé a cuestionarme: ¿y… ahora qué?

Servicio Militar en el Ejercito Suizo

Todos los suizos quienes pasen el examen de aptitud tienen que prestar servicio militar por mínimo 18 semanas (escuela recluta). Quienes por algún motivo no son aptos tienen que participar en el Servicio Civil.

¿Por qué hay que mencionar la parte del Servicio Militar en un tema sobre la Guardia Suiza?

Pues justamente, como instrucción básica, en la capacitación, se incluye que todos los miembros del Ejército, independientemente del tipo de tropa y su función, deben dominar lo aprendido en el Servicio Militar. Los reclutas aprenden el oficio militar básico:

  • formas militares
  • manejo del arma personal para protegerse a sí mismos y a los demás
  • conocimiento básico en el servicio médico para ayudar y rescatar
  • manejo del equipo.

Del otro lado en este servicio se reflejan valores fundamentales de un soldado, en general, que son, entre otros:

  • disciplina
  • lealtad
  • obediencia
  • compañerismo
  • el don de ser servicial
  • puntualidad, etc

No obstante, hay que mencionar que el Ejercito Suizo y la Guardia Suiza son dos cuerpos diferentes. Estando en el Ejercito Suizo uno es, por así decirlo, dependiente del gobierno suizo y en el caso de un Guardia Suizo se trabaja directamente para el Papa. Es decir, el tiempo que un ciudadano suizo está empleado en el Vaticano automáticamente tiene también la ciudanía vaticana.  

Desafíos

Siempre me han gustado nuevos desafíos y como en Suiza se habló mucho de la Iglesia católica y del Papa Juan Pablo II, fue obvio que, tarde o temprano, puse a analizar, de un lado, la situación en el Vaticano y, del otro lado, mi posición en cuanto a la fe.

Además, en aquél tiempo estuve trabando en Lugano, la parte italiana de Suiza y dado que en el mismo trabajo se hablaba mucho el alemán no pude aprender el italiano como lo hubiera querido y así empecé a buscar otras alternativas de trabajo en un ambiente italiano.

Un primo, ex guardia también, me facilitó el contacto de la Central de Información de la Guardia Suiza, me puse en contacto con ellos y rápidamente me convencí de aplicar una solicitud.

Empecé a checar y coleccionar los requisitos que son los siguientes:

  • Ciudadano suizo
  • Masculino
  • Estado civil: soltero
  • Edad: Al ingresar a la Guardia, se necesita una edad mínima de 19 años y una edad máxima de 30 años.
  • Altura: El tamaño estándar es de 1.74 m.
  • Salud impecable
  • Reputación impecable
  • Formación: Se debe haber completado un aprendizaje profesional con éxito “EFZ” (Certificado federal de competencia) o el título de Bachillerato.
  • Escuela de reclutamiento del Ejercito Suizo concluida.
  • Compromiso de estar en el Vaticano por 26 meses (ahora; en mis tiempos, dos años).

Por correo envié todo el paquete al Vaticano. La espera de una respuesta habría sido como de tres meses. Estamos hablando de 1983, otros tiempos…

Pues, la espera valió la pena. Recibí la carta con la fecha de ingreso para el primero de octubre de 1984.

Me acuerdo muy bien el día que llegué a Roma en tren después de un viaje de 12 horas. El instructor de aquél tiempo me recogió en la estación Termini.

Empezó la capacitación – instrucción en el cuartel de la Guardia Suiza. En la mañana ejercicios de instrucción con la alabarda, (Arma similar a una lanza, compuesta de un asta de madera y de una moharra con cuchilla transversal, aguda por un lado y de forma de media luna por el otro) y en la tarde conocimiento del Vaticano y sus personalidades en general.

Resumen de tareas de un guardia:

Guardia Piazza San Pietro
  • Protección del Santo Padre y su residencia.
  • Acompañando al Santo Padre en sus viajes apostólicos.
  • Guardando las entradas oficiales al Vaticano
  • Prestación de servicios de seguridad y en eventos especiales.
  • Protección del Colegio de Cardenales durante la vacante de un Papa por fallecimiento.

Dicho en palabras diferentes se trata de:

  • Servicio para la protección de ejecutivos (en particular al Santo Padre, el Papa Francisco)
  • Servicio de Control
  • Seguridad Física
  • Servicios en eventos especiales. 

Inicio del Servicio

Loggia Palazzo Apostolico

Sobre todo, los primeros meses fueren bastante duros. Tuve que acostumbrarme al servicio de día y de noche en horarios muy diferentes y cansados. 

En la siguiente participación para este Blog, les seguiré compartiendo sobre mis experiencias en la Guardia Suiza Pontificia, pues proteger al Santo Padre no es cualquier cosa y ciertamente hay que estar convencido de lo que se hace…

Por: Peter Schumacher, CPP®

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email